Cómo eliminar gastos innecesarios | Quitar gastos hormiga

Gastos hormiga

Mejora tu economía eliminando los gastos innecesarios (gastos hormiga)

¿Alguna vez has escuchado o leído sobre los gastos hormiga y cuánto afectan tu economía personal?

Esta definición hace referencia a aquellas pequeñas fugas de capital, que hasta ahora han sido prácticamente imperceptibles a tus ojos. De seguro has pasado por ese momento en el que te preguntas: ¿qué pasa con todo el dinero que gano?, ¡se me va como agua! La realidad es que, debido a las malas inversiones o el malgasto de tu capital, no puedes llegar a tener ahorros e incluso hace que llegues muy justo a fin de mes.

En este punto quizás estés pensando que te vamos a sugerir que no disfrutes de aquello por lo que has trabajado, pero no es el caso. Te convidamos a que analices tus inversiones, saca tus propias cuentas de todo el dinero que ganas mensualmente y de TODOS tus gastos (electricidad, agua, combustible, compras, deudas, etc).

Te parecerá que estás haciendo el cierre económico del mes de cualquier empresa y esa es justamente la idea. Así serás capaz de ver con claridad tus finanzas personales, tomarás el control y modificarás o eliminarás todos los micro gastos que te impiden alcanzar tu liberación financiera.

Como siempre, nuestro deber es brindarte la información necesaria para que tomes tus propias decisiones, por eso te mostraremos los ejemplos más frecuentes de los gastos hormiga.

Televisión por cable

¿Haces un uso total de tu plan de cable de televisión? De seguro no. Lo más probable es que en tu plan incluyan canales que ni siquiera vez, o paquetes de películas que no son del todo de tu interés. Revisa las facturas del servicio que tienes actualmente y recorta tu plan o cámbiate a otro proveedor. Si lo tuyo son las películas y las series, considera Netflix, es una alternativa económica y con muy buena calidad en sus productos.

Comisiones bancarias

De casualidad ¿estás al tanto de las comisiones que esta cobrando el banco con cada extracción que realizas en un cajero y que al hacerlo mediante cheque tiene un costo adicional? Pues es momento de despertar, averigua el porcentaje que cobra tu banco por cada movimiento que realizas en tu cuenta y analiza los porcentajes de otros bancos. Las comisiones bancarias varían muchísimo, están desde las más costosas hasta las nulas.

Garantías extendidas

Estas garantías se suelen ofrecer cuando realizas la compra de artículos tecnológicos y que te brindan una protección adicional. La mayor parte de estas garantías extendidas son un desperdicio total de dinero. Son costosísimas y vienen con un sinnúmero de términos y condiciones con cláusulas que te dejan prácticamente sin esa protección que tanto prometen.

Lo más lógico y razonable en este caso será que cuides de tus pertenencias y te quedes con el plazo de garantía que viene predeterminado con el producto.

Telefonía y datos de internet

Este punto si dependerá mucho de tu consumo. Si eres de las personas que tiene un plan de telefonía celular, el primer paso que debes dar es conocer cuantos minutos, mensajes y datos tienes en tu plan actual y si haces un consumo total del mismo. De no ser así, es momento de que evalúes las ofertas de las compañías que brindan las mismas prestaciones por un menor precio o si la que tienes te brinda la opción de recortar aquellos servicios que no empleas.

Por otro lado, si no estás sujeto a ningún plan y lo que haces es recargar tu línea cuando se acaben los recursos, te aconsejamos que te sientes y hagas cuentas. Es mucho más rentable un pago mensual a uno esporádico.

Compras por internet

Las compras online son una de las mayores fugas de dinero que encontrarás en tu capital. No solo por la compra desmesurada de artículos que realmente no usaras o con una o dos puestas quedaran enterrados en tu closet, sino por los servicios Premium que adquieres para no usarlos después, los impuestos y envíos que casi nunca se tienen en cuenta y que incrementan el valor de la factura final. La próxima vez que vayas a comprar por internet, cuestiona primero si realmente lo necesitas y espera un día para hacerla, así evitas las compras impulsivas y compulsivas que no necesitas.

Esta técnica la puedes emplear para todas las compras que vayas a hacer tanto fuera como dentro de internet. Cuántas veces no has ido a los centros comerciales a ver que hay o buscando algo específico y sales de ahí lleno de bolsas con artículos que terminarán en una gaveta.

Comida rápida

Haz las cuentas de todo lo que gastas comiendo fuera de casa, no solo pagas por la comida y su calidad, sino también por la estancia en el local, algunos servicios extras que te brindan y terminas con una factura extensa por saciar tu apetito. Eso sin mencionar que la comida rápida, no solo es un problema para tu bolsillo, sino también para la salud.

La idea no es llegar al extremo de no hacerlo, aunque esto sea lo más ideal, sino que racionalices el número de veces que recurres a estos servicios, déjalo para ocasiones puntuales y comiences a desarrollar hábitos saludables que contribuyan a tu calidad de vida.

Seguros de vida

Los seguros de vida no son el problema del que te debes cuidar, sino el tipo de seguro de vida que estás pagando. Ten siempre presente que el valor que pueda alcanzar dependerá de tu edad, salud, de los riesgos que asumes y de tu familia.

Nuestra sugerencia es que te informes muy bien de todas alternativas y no te quedes con la primera opción que encuentres porque te suene bien. Analiza que el plan que vayas a pagar te cubra de riesgos que realmente corres y que utilices todos o la mayor parte de los servicios que ofrece.

Regalos costosos

El amor, amistad y la lealtad de quienes te rodean no los vas a ganar por la cantidad de regalos que les hagas o el valor que puedan alcanzar. Con estas acciones además de empobrecerte cada vez, te engañas a ti mismo al creer que esas personas a quienes has comprado, estarán ahí el día que no tengas nada. Es mejor que regales experiencias y momentos especiales, que no se devalúan con el tiempo como esos regalos ostentosos, sino que se atesoran para toda la vida.

Suscripciones

En este apartado, se incluyen todas las suscripciones, ya sean a revistas, gimnasio, regalos sorpresa, artículos en redes sociales, etc. De seguro estás suscrito a cosas que prácticamente no utilizas, que se cobran automáticamente de tu tarjeta o pagas sin siquiera darte cuenta. Elimina todas las que no uses y gestiona las que si empleas en dependencia del uso real que le des.

Comprar teléfonos de alta gama a cuotas

Este es uno de los ciclos sin fin en los que se suele caer. Saca tus cuentas y verás que no logras nada comprando un teléfono de alta gama a cuotas y al terminar de pagarlo, su valor descenderá en más de un 20% y ya estarán en el mercado modelos más recientes, con mejores prestaciones y menor precio. Tampoco creas que es buena idea cambiar ese que estabas pagando, por el nuevo modelo y asumir la diferencia de la misma manera (pagando poco a poco). Si tu celular sigue siendo funcional y cumple con todos los servicios que necesitas, no lo cambies hasta que deje de serlo y un consejo extra, espera unos meses después de su lanzamiento y lo encontrarás con un precio más asequible a tu bolsillo.

Mantener vicios como los cigarrillos y las bebidas alcohólicas

Si eres o tienes algún amigo o familiar adicto a uno de estos vicios, lo más probable es que no quiera admitirlo y que no afronte todos los perjuicios que está trayendo a su vida y a la de quienes lo rodean. El consejo es intentar dejarlo paulatinamente o cortar el mal de un golpe, si no puede, busque ayuda de especialistas.

Comprar artículos sólo por estar en oferta

Aclaramos que las rebajas no son malas, pero tienes que tener en cuenta varios aspectos antes de lanzarte a comprar. Lo primero es que no compres lo que no necesitas. Segundo, debes tener conocimiento previo del precio real que tenía; en muchas ocasiones las rebajas son mínimas y engañan a los clientes con solo cambiar el ticket del precio para que la “rebaja” capte tu atención. Por último, debes cambiar la forma en que ves las rebajas, “no te estás ahorrando el 20% sino gastando el 80“, así que asegúrate de necesitarlo.

Comprar automóviles nuevos

En este caso no es un gasto hormiga por el costo que tienen, pero creemos necesaria su mención. Hay datos que necesitas conocer, los autos tienen una rápida devaluación en el mercado, en el primer año suelen perder hasta un 25% del coste y para el tercer año ya tienen un 46%, casi la mitad de su valor inicial. Es una mejor idea comprar uno que tenga 2 o tres años, poco uso y por un precio muchísimo menor.

UN RESUMEN

Con todo lo anteriormente mencionado estás listo para hacer tu presupuesto mensual. Teniendo en cuenta la eliminación o modificación de estos gastos innecesarios y fugas de dinero que antes te afectaban, lograrás tener el control y mejorarás considerablemente tu capital. Como siempre te decimos, la decisión es tuya, en tus manos está el poder del cambio.

¡Léete también nuestro artículo de Técnicas de inversión!